Otoño, primavera invernal que ensueña lecturas y libros. A ver si limpiamos un poco la librería y la hacemos más clara y menos densa, pintamos algunas paredes y tendemos hacia un colmado de desmomentos, una cartografía sin músculo donde sentirse solo y acompañado.

Tiempo de recibir "Caspar-David Friedrich: arte de dibujar", catálogo de la exposición en la Fundación Juan March de Madrid, en un excelente papel Phoenix motion xantur, 115 gr. a un precio de 29 euros y con una calidad de impresión en letra e imágenes de agradecer. Lo agradecemos.

Antes, en septiembre, fuimos a Huesca al Centro de Arte y Naturaleza a ver las tizas y esculturas de Per Kirkeby, marcas de agua ligeras en la trabazón de lo tildado como artístico. En un acogedor espacio de recorrido espiral amable ideado por Moneo, los dibujos del danés parecen delicadamente esgrafiados sobre borrados tegumentos boscosos que nos fijan con liviandad y nos nutren, nos aproximan al anhelo tan religioso de ser uno mismo sin notarse y atemperan nuestras ansias de pavo inquieto. Como nosotros vimos solos el museo suponemos que pocos habrán visto esta obra. El catálogo está aquí para algún curioso e incluye algunos textos de P.K. Pero la exposición estaba allá, en un lugar llamado Huesca. En ese norte tranquilo falto de humanos si no hay vacaciones en grandes ciudades, con carreteras de punto final fronterizas con Francia y sus senderos de ida a los portillones, esos paseos de acabarse y empezar mundos, mundos de bruma incompartibles y no señalizados, sobrecogedores y de momento no recreativos.

Pero hala, a los libros y en concreto a nuestro idolillo Robert Walser que seguimos manteniendo en altar y oh! sorpresa! la edición de "Ante la pintura (narraciones y poemas)" y lo que un personaje de un cuadro llega a hacerle sentir y retratar <>. En lectura estar sobre las letras de R.Walser es descansar sonriente sobre una mullida superficie que acoge y regenera, un plancton de sonrisas y sorpresas. Qué digo! un plancton nada afectado, humilde y orgulloso que nos protege haciendo decir a alguien de un solo golpe "soy una potencia rústica".

Friedrich, Kirkeby, Walser. Los tres con nombres pegados, Caspar-David, Per, Robert, alargando su memoria y la nuestra. Seres de los que colgarse.

Texto: Silvio Loscertales/Ilustración: Paula G.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

muy interesante el blog. muy buenas las ilustraciones!

Valdeska dijo...

Gracias!

Anónimo dijo...

¿De quién es la ilustración? ¿Quién es Paula G.? ¿Dónde puedo encontrar más obras de ella? Gracias.