Contra los poetas
Witold Gombrowicz
Traducción de Francisco Ochoa de Michelena
Sequitur
2006
93 págs.
p.v.p. 7 euros
isbn: 978-84-95363-29-9

«A veces me gustaría mandar a todos los escritores del mundo al extranjero, fuera de su propio idioma y fuera de todo ornamento y filigranas verbales, para comprobar qué quedará de ellos entonces.»

¿Quién no ha pensado alguna vez que la poesía es aburrida? O mejor: ¿quién, que haya frecuentado lecturas de poesía, no ha escuchado las modestas disculpas de un poeta justo antes de recibir una lección magistral de sopor?

Witold Gombrowicz se pregunta: «¿Por qué no conozco nada peor en materia de estilo ni nada más ridículo que ese modo con que los Poetas hablan de sí mismos y de su Poesía?» De los recitales poéticos, al autor de Ferdydurke le molesta el empalagoso cruce de elogios entre presentador y poeta. Detesta la poesía escrita para poetas, pero sobre todo, aborrece lo que él llama ‘el estilo poético’ de la poesía. La crítica llega también a la relación entre el público y su olimpo de vates: la admiración snob que se profesa a algunos poetas nace de un cúmulo de carencias personales. En la sociedad actual, es la necesidad de mitos y no la virtud de las obras lo que construye los podios.

El libro incluye Contra la poesía y Contra los poetas, que apareció en 1951 en la revista francesa Kultura. Tras su publicación, la airada respuesta de numerosos intelectuales polacos no se hizo esperar. Sólo Czeslaw Milosz se atreve a concederle cierto crédito en una carta también publicada en Kultura. Gombrowicz contraataca en 1952 con su artículo El maldito empequeñecimiento: «Cuando de la poesía en verso se trata, la prensa (así lo sostengo) no es un órgano de la opinión pública, sino un instrumento de terror.»

Heredero del humor feroz de Karl Kraus, Gombrowicz no sólo arremete contra distintos estamentos del mundo intelectual de la época; también se atreve a corregir y recomponer un fragmento del Inferno de Dante.

Pero la polémica que generan las posturas del genial novelista polaco pasa a un segundo plano cuando nos adentramos en las reflexiones que hay tras ellas: «¿Qué es para mí la literatura fútil? Aquella que pretende resolver los problemas de la existencia. La literatura seria se limita a plantear esos problemas.»

Texto: Andrés Navarro / Ilustración: Paula G.

Otros títulos para lectores de Contra los poetas

Ferdydurke
Witold Gombrowicz
Seix Barral
2001
317 páginas
p.v.p: 18 euros
isbn: 978-84-322-1976-4

BAKAKAÏ
Witold Gombrowicz
Tusquets
1986
272 páginas
p.v.p: 13 euros
isbn: 84-7223-087-2

Curso de filosofía en seis horas y cuarto
Witold Gombrowicz
Tusquets
2009
152 páginas
p.v.p. 7.95 euros
isbn: 978-84-8383-150

2 comentarios:

Fón dijo...

Así que toda la poesía a hacer puñetas... no sé yo, es excesivo. Aunque sí se presta a lo pretencioso con más facilidad que la narrativa... y es más difícil de valorar que la prosa al menos para el que no sabe de poesía (no sé quien sabe..)

un genio del montón dijo...

Creo que Gombrowicz no pretende desacreditar a la poesía como género, sino señalar la falta de autenticidad de los poetas, el ego que les lleva a pensar que su ombligo es interesante. Y esas cosas no han cambiado desde 1951.